Cómo trabajaremos la depresión

Nuestra prioridad será conectar con tu energía vital, con tu ilusión, con tus ganas de…

Para ello es importante que aprendas a escucharte, a quererte

A veces, debajo de la depresión, encontramos mucha exigencia, dependencia, aislamiento

Es importante que te sientas querida, cuidada y acompañada para que poco a poco puedas derrumbar ese muro.

Alrededor de los procesos de depresión es normal que encontremos un montón de creencias limitantes y roles autosaboteadores que trabajaremos con Análisis Transaccional.

A nivel emocional trabajaremos la tristeza, la rabia, el miedo… que suele acompañar a este monstruo grís. Donde estás, donde quieres estar y que es lo que no funciona.

La Gestalt será una pieza clave.

Después de observar y comprender donde te sitúa ese estado depresivo (Focusing), aprenderemos a escuchar qué necesitas y como no volver atrás.

Síntomas de la depresión

Todos tenemos días con estado más depresivo, pero cuando se vuelve la tónica y el día a día comienza a ser difícil puede que estemos entrando un proceso más complejo. Los síntomas de la depresión varían de una persona a otra pero la inestabilidad emocional, el aislamiento, la desgana y el dejar de hacer cosas que antes disfrutábamos son algunos de los síntomas que se pueden presentar.

También es frecuente la falta de concentración y los problemas de memoria o sentimientos desbordantes de rabia, desesperanza o impotencia, así como sentir una tristeza generalizada. 

A nivel físico podemos encontrarnos con dolor de cabeza o migraña, dolor de estómago, fatiga, cambios en el apetito y en los patrones de sueño

Consecuencias de la depresión

Cuando la depresión se está instalando en tu tiempo nuestro desempeño diario comienza a bajar, nos cuesta tomar decisiones, controlamos peor nuestros impulsos, aumenta nuestra presión arterial y aumenta el riesgo de obesidad, por los problemas de alimentación que suelen ir asociados. Los niveles de ansiedad también suelen ser elevados.